O vinilo Entre as zocas e os lóstregos, de Nacho Mora, en fase de distribución e venda

Despois dun intricado proceso de produción, encerellado por mor dos dereitos de autor, xa está por fin en fase de distribución e venda o novo vinilo de Nacho Mora (A Coruña, 1975), Entre as zocas e os lóstregos, en autoedición grazas a un proxecto de crowdfounding ou microfinanciamento colaborativo iniciado en 2014. O disco, gravado en Lloria Estudio, Xixón, con produción de Xel Pereda, músico do grupo folk asturiano Llan de Cubel, con deseño gráfico de David Cobo, está á venda no Bristol Bar da Coruña e A Reixa Tenda en Santiago de Compostela, e tamén poñéndose en contacto persoal co propio Nacho Mora, a través das redes sociais (@ChanoRoma).

Son once os poemas galegos musicados que compoñen a súa «Tracklist»:

1. Illas Lobeiras (Miro Villar)
2. A túa alma (Estíbaliz Espinosa)
3. Castaños de Dormeá (Eduardo Pondal)
4. Noivado IV (Álvaro Cunqueiro)
5. O efémero (Ana Romaní)
6. Limiar (Álvaro Cunqueiro)
7. A árbore da cegueira (Baldo Ramos)
8. Camiño longo (Ramón Cabanillas)
9. Novas verbas de door (Uxío Novoneyra)
10. Moraima (Celso Emilio Ferreiro)
11. Corazón senlleiro (Celso Emilio Ferreiro)

Na súa canle de youtube Nacho Mora xa adiantara os cinco poemas musicados que acompañan esta anotación, entre eles o meu poema «Foi nas Illas Lobeiras…», tirado da miña opera prima, o sonetario Ausencias pretéritas (Espiral maior, 1992).

O sitio web La Fonoteca disco publicou a primeira recensión deste vinilo, asinada polo escritor e crítico musical Fernando Fernández Rego (10/08/2018) e que reproducimos deseguida:

«Nacho Mora (Elephant Band, Los Covers, Meu) debuta en solitario con un trabajo emocional que conjuga rock, tradición y poesía gallega. El proyecto asturiano Lucas 1 5 es una influencia capital para él. De hecho, aquí es acompañado por Manu Molina, Abraham Boba, Xel Pereda, Luis Rodríguez… Con ellos establece contacto tras trabajar de road manager varios años con Nacho Vegas: “Trabajé de gira con Nacho Vegas algunos años, en una época en la que Nacho tocaba todos los fines de semana, esto quiere decir que al final de un año has pasado más tiempo con la banda que con tu pareja… Les iba poniendo las maquetas de lo que iba grabando en el estudio casero,  se animaron y una Semana Santa, Xel Pereda tenía el estudio vacío y allí que me fui a Xixón a grabar con ellos”.

Para la edición del disco recurre al crowdfunding… “Opté por la autogestión, el crowdfunding salió muy bien y luego vinieron los ‘problemas’. Al ser todo letras de poetas de todas las épocas necesité de autorizaciones formales de la SGAE, tanto de herederos como de los actuales, primero empecé la gestión en la SGAE de Madrid (no sólo donde resido, sino al lado de donde vivía entonces). Fue horrible. Tras las dos primeras autorizaciones empezaron a pasar meses y meses y no había novedad. Llegaban a cuenta gotas, yo no daba crédito. Finalmente pasé la gestión a la SGAE de Galicia y mucho mejor, al menos los mails fluían y sentía que no pasaban de mí. No obstante la última la tuve que hacer de manera artesanal, esto es, a modo Lobatón, di con el heredero que faltaba, que la SGAE no conseguía localizar… ¡Manda carallo!“.

Con respecto al título del disco afirma que “no me gusta titular los discos con el nombre de una canción, me parece desmerecer al resto de canciones. ‘Entre as zocas e os lóstregos’ aparece en ‘Limiar’, el texto de Álvaro Cunqueiro, y fue de las últimas canciones que hice, diría que la última de las que entraron en el disco. En cuanto la acabé vi que esa frase era justo lo que reflejaba el disco, la conjunción de la cultura tradicional popular y la revisión en ciertos momentos más ruidosos o electrificados”.

Para la elaboración del disco Nacho realiza una selección de autores gallegos y poemas, con Eduardo Pondal, Celso Emilio Ferreiro, Ana Romaní, Baldo Ramos, Miro Villar, Ramón Cabanillas, Estíbaliz Espinosa, Álvaro Cunqueiro y Uxío Novoneyra… “Tenía claro que quería utilizar textos de los clásicos de las letras gallegas, pero también quería unirlos con autores actuales que utilizan otro lenguaje. Hice, deshice, cambié canciones enteras con un mismo texto hasta que me gustaran, hubo poemas que tuve que dejar de lado. Viviendo en Madrid he tenido que tirar mucho de Internet, más allá de los libros de poemas que ya tenía, en especial de Álvaro Cunqueiro. Es imposible encontrar literatura gallega en Madrid y ya no te digo poesía. Ojo, en Galicia no estamos para festejar tampoco; aun habiendo una cantera de poetas en auge, la difusión que tienen es terrible. Me quejo como músico cuando al lado de un poeta soy un privilegiado”.

La grabación “fue muy rápida. Un mes antes les envié las pistas que tenía grabadas en casa, y como son unos maestros y tenemos un gran entendimiento, en cinco días estaba acabado. Coincidió con el incendio en las Fragas do Eume que es uno de mis lugares favoritos y por eso la portada es un bosque quemado”.

Nacho Mora entrega un interesante trabajo cargado de melancolía. Un trabajo emocional que bebe de la tradición folk y la poesía. Hay pasajes evocadores como “Illas Lobeiras” (Miro Villar) o “Castaños de Dormeá” (Eduardo Pondal), intimismo nocturno y despiadado -“Noivado IV” (Álvaro Cunqueiro)- y desarrollos eléctricos por los que planea el caos –“O efémero” (Ana Romaní).»





Esta entrada foi publicada en Gravacións, Lingua, Música, Poesía. Garda a ligazón permanente.

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *